El próximo 5 de junio se celebra el Día mundial del Medio Ambiente. Esta fecha se utiliza para recordarnos que debemos ser responsables ecológicamente, pues la mayor joya del mundo es nuestro planeta. En joyería puede parecer un poco incompatible, pero nada más lejos de la realidad. Aquí explicamos algunas formas en las que la joyería puede ser responsable con nuestro entorno.

Charm Trebol Pandora

Metales sostenibles

Una gran ventaja que tiene utilizar metales nobles como la plata o el oro es que estos no padecen el tiempo como otros materiales. Pasarán los años y el metal continuará siendo igual, lo que permite refundirlos para crear nuevas piezas. Al fin y al cabo, tanto la plata como el oro (así como otros metales preciosos) se consiguen mediante procesos químicos para poder extraer su pureza, así que volver a fundirlos no los perjudicará.

Materiales sintéticos y no contaminantes

En bisutería nos encontramos con muchos materiales con origen natural. Las correas de los relojes, las pulseras o incluso algunos collares y pendientes tienen cuero, entre otros. Sin embargo, estos materiales pueden producirse de forma sintética sin tener que explotar recursos naturales, cuidando de este modo el medio ambiente.

Otra práctica que se está intentando popularizar entre la industria de la joyería, es dejar de lado materiales tóxicos como puede ser el mercurio. Este elemento resulta muy perjudicial no sólo para la naturaleza si no también para las personas.

Colgante de Oro Árbol de la Vida.
Compártelo: