Hace mucho tiempo, la concepción de los relojes de muñeca fue un gran salto para todos aquellos oficios que requerían de una precisión en el tiempo. Sin embargo, hoy por hoy ya han trascendido la funcionalidad y son también parte de nuestro estilo y apariencia. Por ello, dado que hay mil y una forma de ser y de vestir, hay muchísimo tipo de relojes. Pero como no todo el mundo quiere ser un experto en ellos, con familiarizarse con algunos conceptos es suficiente para poder escoger.

Relojes formales

La palabra formal se utiliza, a menudo, como sinónimo de elegante y en este caso no es una excepción. Lejos de limitarse a cumplir con dar la hora, estas piezas añaden valor a nuestro aspecto cuando queremos vestir con clase. Este tipo de relojes se caracterizan por tener el grosor preciso para poder llevarse por debajo de la manga de la camisa, chaqueta o gabardina. Habitualmente tienen marcan con números romanos, aunque puede haber excepciones; pero lo que sí es prácticamente obligatorio es una correa de cuero. Son sencillos, sin gran ostentación ni ornamento y atemporales, por lo que nunca pasan de moda.

Relojes informales

Parecía obvio que después de los formales vendrían sus análogos. En esta categoría suelen caer aquellos llamados relojes “de buceo” y “de aviador”, aunque como ocurre con los anteriores, hay excepciones. Estas piezas suelen tener los números bastantes grandes, algunos en el bisel (como los de buceo) y en general exhiben un tamaño generoso. Dependiendo de la correa, también se pueden llevar con traje, si esta es metálica.

Otros estilos

Además de estos tipos también podemos encontrar relojes infantiles, con estampados y de diseño. Así mismo los hay dedicados a una temática en concreto como puede ser alguno de los muchos iconos de la cultura popular. Sin embargo, ese tipo de relojes se rigen por otros criterios, así que los dejaremos para más adelante. Un caso aparte son los smartwatches. Estos relojes inteligentes llevan un paso más allá el trascender la simple función de dar la hora. Así, pueden consultar el tiempo, controlar tu ritmo cardíaco, medir el número de pasos que das al día o conectarse con tu móvil.