Uno de los metales más valiosos del mundo, la plata, junto al oro, es el material por excelencia en joyería (cuando no nos referimos a gemas). ¿Pero por qué es tan popular? ¿Qué le vemos a la plata para que nos guste tanto?

Anillo plata de ley con rubí

Significado

La plata es un material muy claro, a veces rozando prácticamente el blanco puro. Esto provoca que, como la mayoría de objetos con tonos claros, lo asociemos a la luz y las propiedades del color blanco. Entre estas destacan la pureza, la bondad, la paz y el equilibrio. Además, al ser un elemento poco llamativo pero elegante combina muy bien con prácticamente todo tipo de estilos de ropa.

Tradicionalmente se la ha asociado con la luna por su parecido en color. Por eso también adquiere cierta parte del misticismo que rodea a nuestro astro vecino. También se le achacan propiedades psíquicas y amorosas según el imaginario popular. Por supuesto, son un clásico en los anillos de boda y de pedida y siempre están presentes en ceremonias de todos tipo como los bautizos o un aniversario de bodas.

Propiedades

La plata es uno de los elementos más conductores del mundo. No en vano se utiliza en circuitos integrales como los de los teclados. El nitrato de plata se utiliza también en la fotografía analógica. En joyería suele encontrarse en prácticamente todo tipo de artículos, desde anillos a pendientes, pasando por pulseras y collares.

Seguramente os habrá pasado que alguna pieza de plata, habitualmente aquellos artículos de decoración como las conchas de bautismo, se ha puesto negra. Esto ocurre porque se produce una reacción química con un compuesto en el aire. Pero no hay que temer, pues la plata pura sigue estando bajo esa capa negra. Hay varios métodos para deshacerse de esta, aunque en los últimos años la “plata quemada” se ha empezado a utilizar en joyería directamente.