Es momento de hablar de una de las tendencias que más se ha llevado este año: el tamaño grande. En los último tiempo parecía que el público apostaba por piezas más pequeñas y minimalistas. Y aunque grande no significa que no pueda ser sencillo, lo cierto es que en este año lo pequeño ya no triunfa tanto.

Más es más

Seguro que habéis escuchado muchas veces que menos es más. Pues resulta que en 2021 no siempre es así. Los relojes de esfera amplia, por ejemplo, han sido de los artículos más vendidos. Claro que tienen inconvenientes, como que pueden ser algo pesado en la muñeca o incluso no adaptarse a las mangas de las camisas y las chaquetas. Por otro lado, siempre destacan a primera vista y denotan una cierta personalidad en su portador, además del beneficio obvio de que puede consultarse la hora sin problema.

Reloj hombre Sailor Line Paul Hewitt

En toda la gama

Otro ejemplo han sido los collares. Si hasta hace poco se estilaban cadenas más bien cortas y con pocos o ningún ornamento en ellas, ahora también son populares aquellos artículos que llegan hasta el pecho o poseen más abalorios. De nuevo, más grande no tiene por qué ser más llamativo. Es el ejemplo de los pendientes de aro, que gracias a materiales más ligeros permiten un mayor tamaño sin un peso excesivo.